Zinnia liliput creciendo y un día de 38 grados en Santiago en #historiasdelmetrocondani

jueves, febrero 12, 2015



Después de quedar con la cabeza caliente de tanto pensar en la pega, después de venir en una mierda de metro con un calor de mierda, que lindo es llegar a ver que tus zinnia liliput (Flores liliputienses) están creciendo rápido, y las planté el domingo!!! Eso se llama rapidez o gigantismo, ya veremos!!! A Mila la tengo atragantada con un hueso de esos de perro, para que me deje en paz un rato, ya salió a pasear así que pare el webeo un rato, "mamá está agotada".
En fin, pucha que hizo calors ayer, no hacia calor, hacia una calor de mierda, y de esa húmeda que se te mojan hasta los cachetes, pero no era la única NO, después del día nublado parece que el efecto invernadero vino con ruido, andábamos todos grasosos en el metro, faltaba la pura piña en la cabeza y la piña colada en la mano, pero eso sería soñar. Me subí en Estación Tobalaba con impulso y ahí quedé, la gente me mantenía en un estado de equilibrio perfecto, mientras sudaba como maratónista, seguía subiendo gente, y para que decir la filtración del metro, siéntete bendecida si te toca el único metro con aire a condicionado de Chile, tanto orgullo siente el metro, que le faltan luces de árbol de pascua para avisar que viene el único metro decente de Santiago, y lo peor es, produce un efecto de frenesí, todos quieren subirse a él, aunque venga llena la cuestión del otro mundo, porque por ultimo, si miras bien para arriba como haciendo el saludo al sol y te paras en puntita, te llega algo de airesito helado. 
Estación Baquedano, y aquí me bajo yo para hacer combinación con línea 5, no me pregunten cómo diablos me giré, pero me paré en punta, di un Escarte, luego un giro Fouetté para lograr quedar de frente. Pero saben, no es tan mierda el metro, lo que lo hace una mierda es, la mierda de gente que viene en él, no todos, pero hay gente muy pero muy, "cómo decirlo", Hdp amargada y malvada, que uno pide permiso mil veces y ni siquiera se mueven, y luego reclaman que empujan, 4 personas queríamos salir y nadie se movía. Hasta que un rinoceronte de mujer enfurecida agarro vuelo y me agarro a mi y a tres más de paso y salió empujando a medio mundo para fuera, se escucharon unos chiaaaaaaaaaaaa! La volaita! Y de pronto, no se cómo, estaba afuera siendo arrastrada por la masa... Y así fue como fui arrastraron la masa, de baquedano a linea 5 con destino a Santa Ana, bajando del tres me he encontrado con ese horno de calor, pero ya nada importa, queda poco para entrar por esa puerta y encontrarme con mi larga Mila, para que me llene de besitos...
¿Qué tal su día?

You Might Also Like

0 Comments

Subscribe